sobre los días.

 




Abro una ventana sobre los días,
observando, 
si algún pájaro prisionero
 con mis dudas, escapa.
Pero a lo lejos,
el horizonte calla,
y la cercana voz que me saluda,
tan solo canta,
la repetida canción donde la mente,
con el tiempo danza.
Pero el tiempo es un ave sin nido;
y su libertad, no admite mordaza.

  
                                                     Iñaki.


Comentarios

  1. El tiempo no tiene abrigo y es totalmente libre.
    Has escrito un poema muy especial, intenso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. En la naturaleza no hay otro prisionero que nuestros pensamientos cuando no los dejamos en libertad. Precioso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario