Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

Yo no le llamo esperanza

Imagen
Yo no le llamo esperanza,
al tiempo que va de largo,
vistiendo con ropas nuevas,
expectativas de antaño.
Yo no le llamo esperanza,
a ese regusto en los labios,
cuando la palabra justicia,
es trago de sabor amargo.
Yo no le llamo esperanza,
al tiempo que no ha llegado,
como si el tiempo pariera,
de la nada sus regalos.
Yo sí... le llamo esperanza,
a los ojos... a las manos,
que en el momento de ahora,
se entrelazan confiados,
a otros ojos de ternura,
a otras manos de trabajo.


                                          Izara.
Imagen
Toca el invierno con su piel amarga, la aterida semilla de esperanza, esa helada semilla que la tierra guarda, esperando, no el sol, de primaveras vanas, sino la caliente mano, que el hielo abra. A la nueva luz de otras palabras, mas sencillas y mas solidarias, de las que ahora anidan asustadas, en el agonizante árbol de las cifras, que la rama de la fraternidad aplasta.




Y sin embargo... volverá la primavera, sobre el suave regocijo, de las sueños nuevos.
Pero tú y yo sabemos, que no se irá el hielo, de nuestras almas.. de nuestro cuerpo, si el viejo árbol de la insensatez, no toca el suelo, vencido por la fuerza, de un modo nuevo, de hacer llegar un sol, mucho mas fraterno, sobre los ojos que ahora, nos miran con desaliento, sobre esos ojos que no miramos, porque sabemos, que para ello necesitamos, quitar el miedo, y apartar a un lado, el ego nuestro.

                                                      Izara.