Entradas

Mostrando entradas de abril, 2010

Miré tus ojos.

Imagen
Miré tus ojos.....

y miré los míos.

El verde nuevo, brilla los tuyos

pálida clorofila, sienten los míos.

Nada perdona el tiempo...

y menos que nada;

cada día que pasa, tratando de engañarlo.

Aunque sabemos que la vida,

sólo se renueva cuando cae,

y vuelve al suelo donde fué nacida;

a pesar de ello....todavía,

a veces remontamos
mirando hacia arriba; y pensamos.... en la luz de los átomos que florecen en millones de estrellas que titilan, quizás su brillo tan sólo nos alcanza, cuando yo las miro, porque tú las miras. Izara.

Verás una mañana.

Imagen
Verás una mañana,

venir la vida;

y casi sin sentirlo,

llegará la tarde.

Si pronto pasó el día,

quizás no desgastaste

el tiempo que te dieron,

para darlo en balde.

La mañana es nostalgia,

y el peso del vacío, ata la tarde.

Porque nada pesa tanto, como el amor,

que no entregaste.



Izara.



Amarga primavera

Imagen
El nuevo verde...

antiguas y nuevas guerras,

nuevas las flores,

viejos los odios que atrás no quedan.

Ya estás aquí de nuevo,

tú... primavera,

aunque no pueda rezagar,

esa amargura que llena,

aún a pesar de tu luz,

la sombra que nos proyectan,

esos árboles andantes,

sobre la faz de la tierra.

Esos árboles que son,

humanos; y su cangrena,

como lo corroe todo,

bajo su sombra, siniestra.



Izara.

Seguir

Imagen
Seguir a pesar de todo, a pesar de lo escrito. Seguir, como sigue la vida, a pesar de nosotros, aunque a veces pensemos, que está todo dicho.
Y a pesar de uno mismo...seguir, porque no estamos sólos; porque nunca se sabe, donde hay un amigo.

Y para seguir nada mejor, que dar, algo de lo que somos: un poema (si se puede llamar así a lo que hago) sencillo; porque no tengo otra manera de ser sincero; escrito sobre el amor, porque es lo único que me parece que se salva en este asqueroso mundo nuestro.



No...no pasa nada,

porque hable yo;

y nada ocurre,

porque calle mi voz.

Pero si cambia algo,

cuando el amanecer,

alumbra su nuevo sol.

Y como cambia todo...

cuando tus ojos me miran

y sigo encontrando amor.



Izara.


Imagen
Hoy miro vacío aquél madero,

donde ayer miraba, tu cuerpo ensangrentado;
y a través de sus brazos, siempre abiertos,

veo pasar las nubes alumbrando,

la esperanza de un mañana nuevo,

donde pongamos fin, a tantos clavos,

que nos atan un mundo de injusticia,

que se clava en tantas manos....
que aún luchan a pesar de la desidia,
que se adhiere al madero inhumano,

donde mirar los ojos de los otros

sólo es ver y recibir su llanto.

A pesar Jesús, de que tus manos,

ya estuvieron en el madero de la muerte,

para hacer de su leña, un árbol nuevo,

donde brote una eterna primavera,
que abra nuestros cansados brazos,

a tanto hermano nuestro, que aún espera

que del egoísmo logre...

desclavar mis manos.


Izara.