Volver a la orilla?


Sobre la superficie del mar, 
los pasos,
nunca son una distancia,
son amor
o no son nada.
Sobre las olas del tiempo,
intenta
el barco de la confianza
navegar,
sin dejar crecer sus alas.
La costa nueva parece lejana,
la resaca
intenta desesperada,
volver, 
volver a la antigua playa.
Sobre las olas deriva,
la barca
pesada del sufrimiento,
tan cargada!
y aún intenta su consuelo,
en luchar con la mar brava.
Sobre la superficie del mar,
la gaviota,
vuela, asciende, juega y danza,
ella sabe,
que cielo, tierra y agua.
Puede abrazar con sus alas,
cuando su nido,
en amor deja olvidada.


                                  Iñaki






Comentarios

  1. Hola Iñaki, lindo poema compartes hoy, enhorabuena por eso.
    Te dejo un beso grande al alma y que tengas un lindo domingo.

    ResponderEliminar
  2. !Hola Iñaki!

    Me encanta como haces poesía, aún sea de un tema difícil de tratar lo realzas y embelleces. Ese mar, las olas, esa barca navegando con esperanza, luchando contra la bravura del mar, intentando no rendirse y explorar otras playas y orillas..., mientras esa gaviota vive en paz y calma, observando nuestras luchas.
    Me haces pensar en lo conformistas que somos, siempre deseando no salir de nuestra zona de confort, temerosos de los cambios, de lo nuevo, ansiando siempre la misma playa, así nunca crecerán nuestras alas.

    Gracias por compartir este trozo de tu alma, que nos invita a no rendirnos y enfilarnos por nuevos rumbos, al menos así lo percibí.

    Mis deseos de un apacible domingo y una provechosa semana.

    ResponderEliminar
  3. Desde tierra adentro has logrado dibujar una bella marina en la que sólo falta la brisa húmeda y salobre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Nunca es el mismo agua la que retorna a la orilla, por lo tanto el riesgo, pero también la emoción, están implícitos en cada nueva travesía; sin embargo, tal vez lo más difícil no sea el cómo, o el con qué, probablemente lo único crucial sea el momento en que por fin decidimos navegar...

    Abrazotes bien gordotes ¡Qué magnífico , visual y evocador poema, Iñaki!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario