Sobrevivir al invierno.

Hay momentos






Hay momentos en la vida,

en que a veces nos duele la mirada,

 esa que lanzamos en busca de los días,

donde suponíamos la luz en su morada.

Error tras error lo comprobamos,

la luz......no estaba;

se fue apagando en los resecos ojos,

donde la mentira planeó, su cruel venganza.

Ahora, sentimos el dolor,

al abrirse  a la verdad  nuestras ventanas,

lo intuido resultó,

la verdad.....no estaba.

Como un cristal brillante se rompió,

en las pupilas de infinitas caras,

en la infantil mirada de unos ojos,

que aman por amar...y ríen por que aman.

quizás... si recogemos su ternura;

para mirar con ella hacia el mañana,

sintamos en el frío de la noche,

el calor; y el color, de su esperanza.




                                                                  Izara.


Comentarios

  1. Izara,tu poema nos recuerda ciertas circunstancias y personas,que quedaron atrás y volvemos la cabeza para ver su luz...Nuestra mente no ve la luz,pero quizá nosotros nos equivocamos y esa luz...si permanece aún...El corazón intuye y siente la verdad y nunca pierde la esperanza,porque sabe que todos nos parecemos,somos dualidad,lucha y contradicción...Pero,seres con vocación de luz en su alma y seguimos ensayando el vuelo una y otra vez hacia la libertad.
    Mi gratitud por compartir tus bellos y profundos poemas,amigo.
    Mi abrazo grande y mi ánimo siempre,Izara.
    Feliz fin de semana y mis recuerdos a tu esposa...sonrío.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  2. Encontrar la esperanza en cualquier trozo de espejo para que se multiplique siempre. Hermoso tu poema. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. El mejor antídoto para el dolor es saber perdonarse a uno mismo, para que en esa mirada puedan volver a brotar hojas reverdecidas de esperanza.

    Bellísimo tu poema, Izara.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Nooo IZARA nooo, la luz sieeempre está, es verdad que hay ocasiones en las que es muuy difícil verla, pero está... somos nosotros los que nos equivocamos al enfocar, a veces miramos en la dirección equivocada, a veces hay demasiada niebla o nubes negras que la ocultan, a veces todo se complica, pero fíjate hasta bajo la mentira hay luz... siempre hay un motivo para todo, siempre se puede sacar algo bueno de todo... aunque sea a largo plazo...a veces hay que esperar, dejar que todo se serene y tras un tiempo, si insistimos sieempre terminamos por ver la luz, mi querido hombre tierra... de hecho toodos somos luz... queramos o no es así... se hace pequeñita en ocasiones, pero mientras vivimos existe... esa esperanza está dentro de cada uno...siempre, tú mírate bien... en tu enooorme corazón debe haber una fogata enoorme, si la vemos los demás será que tú miras muy a lo lejos...¿un espejo no tendrás a mano verdad? vas a deslumbrarte cuando te veas:-)


    Muuuchos besos y muuuuy feliz finde.




    Tus palabras preciosas por cierto.. solo necesitan que les acerques una pequeña cerilla :-)

    ResponderEliminar
  5. Que la Esperanza, nunca muera, aunque ahora sea la hora de la Verdad y duelo mucho.

    Un fuerte agrazo y gracias Iñaki, por tus cariñosas palabras en casa que me emocionaron mucho, mucho. ¡Mil gracias!

    ResponderEliminar
  6. Hay momentos en la vida que duele la mirada pero como bien dices quizás todavia hay esperanza.
    Un poema para pensar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Es un poema muy hermoso Inaki
    Verso tras verso, espejas bellamente, una realidad existencial,nada bella!
    Pero los errores son humanos, y nos toca perdonarnos
    Porque perdonando, se encuentra siempre nueva esperanza
    Y siempre habrá miradas, que nos la regale

    Te felicito, muy bello!!

    Besossss y linda semana!

    ResponderEliminar
  8. La mentira produce heridas difíciles de cicatrizar. Incluso cuando la herida parece cerrada, siempre queda la cicatriz que nos viene a recor dar qué o quién, cuándo y cómo se produjo. A veces, se produce el milagro de un perdón sincero capaz de mirar y aceptar esa cicatriz aún sabiéndolo todo de ella. No sé si es más difícil recomponer un corazón herido o recuperar la confianza. A veces sucede, y si somos capaces de recuperar ambos, corazón y confianza, entonces es un milagro.
    Hermoso texto. De los que invitan a mirar las propias cicatrices...

    Abrazotes

    ResponderEliminar
  9. Qué triste. Precioso, pero tan triste.
    Me encanta la foto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Un bellisimo y profundo poema que deja entrever el dolor interior que desgarra a veces el alma.
    La esperanza y el perdon como fuente necesaria; pues sin ambas cosas... Izara, no somos nada.
    Feliz fin de semana, abrazos Pilar.

    ResponderEliminar
  11. Triste, melancólico y bello a partes iguales. No podías haber elegido mejores palabras para expresar los sentimientos, pero coincido con otros comentarios, la luz puede no verse, agazapada entre las sombras... pero sigue estando allí, allí donde sepamos buscarla.
    Felicidades por un poema de diez.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Hay que ser muy generosos para recuperar esa esperanza. Pero siempre se puede. Tus versos a pesar de lo triste del tema resultan serenos, relajados y no transmiten rencor.
    Bss

    ResponderEliminar
  13. En algún rincón se logra un atisbo de luz.

    ResponderEliminar
  14. Son estaciones de la vida que nos ubica en esos sentimientos filosos, pero la esperanza está ahí...
    Hermoso lo tuyo Izara.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. muchas gracias por seguir mi blog!
    más que honrada...alguien me dijo alguna vez, que uno es verdadero, a 45 grados de la almohada...me quedó muy grabado, pues era alguien muy importante, en mi existencia...y de verdad, de verdad, así lo creo!
    un abrazo contaminado de gripe,jajaja
    lidia

    ResponderEliminar
  16. Vuelvo de nuevo a leer tú bello poema y me vuelve a emocionar, Izara
    esperamos tú vuelta. Feliz fin de semana, Pilar.

    ResponderEliminar
  17. Buenas noches izara, disculpa que no haya venido antes a verte, no llego con tantos seguidores, pero ya me tienes aquí y me alegro porque he encontrado la belleza de tus letras con cierta melancolía, pero te aseguro que aunque el sol se oculte tras la noche, la luz sigue ahí, aunque no la veamos. No pierdas tus sueños.
    Con ternura te dejo un beso.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar

Publicar un comentario