Sobrevivir al invierno.





Sobrevivió la flor,
 que buscó un abrigo extraño;
y entre la hierba que pensó enemiga,
dejó la voz de su perfume innato.
Sobrevivió la flor,
 que se alejó del páramo,
donde tantas otras cobijaron,
su esperanza en el abrigo del rebaño.
Sobrevivió la flor,
 que en la extraña primavera,
de su color,
hizo calor para la tierra.

                                   
                                                            iñaki.


Comentarios

  1. Esas floritas amarillas, botones de oro o ranunculus acris, son las primeras en saltar la primavera y son preciosas.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario