Sentí la noche.




Sentí la noche, en ese mismo rincón,
donde a veces siento el día.
Donde se caen a veces las estrellas;
y el calor del mediodía.
Donde vuelve a descansar lo que se fue;
y a intentar volar lo que sería,
el dibujo, donde el camino de mis pies,
fuera trazando un bosque de sonrisas.


                                                    Iñaki.


Comentarios

  1. Jo, Iñaki, qué belleza de poema.
    Donde se caen a veces las estrellas es entre tus dedos, para poder escribir así.
    Sabes? Me has hecho sentir profundamente tus palabras.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario