Tarde de otoño.






Cae la tarde sobre el otoño,
la noche espera. 
La vida parece esconderse, 
entre sus nieblas.
Vuelve la duda intermitente,
sobre la eterna
pregunta, de si el invierno,
es primavera.
Hay un silencio espeso,
calla la tierra,
y el murmullo de las entrañas,
se hace voz densa.
La nostalgia se suelta de la mano,
y en sí, se encierra,
dejando al corazón, buscar sus pasos,
entre la negra
noche, donde un sueño duerme,
y otro despierta.


                                                                iñaki.















Comentarios

  1. Que belleza de poema, nostálgico y demoledor, pero con ese halo de esperanza de que la vida siempre comienza.

    Independientemente de las estaciones, el alma escoge su propio sentir, para vivir cada etapa de la vida.

    Un placer volver a leerle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Harolina, un placer volver a saludarte.
      Gracias por tus amables comentarios No suelo escribir últimamente en este blog, suelo hacerlo en Facebook, pero tampoco quiero abandonarlo. Así que si Blogger, sigue manteniendo la opción para móviles, espero actualizarlo de vez en cuando.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Muy bello, Iñaki. El otoño sabe que es necesario para renovarnos y tomar nuevas fuerzas.
    La poesía también es necesaria, eleva el espíritu y nos fortalece para seguir adelante con nuevas perspectivas. No la dejes y sigue escribiendo, amigo.
    Mi abrazo y mi ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola M. Jesús : que alegría volver a encontrarte.
      Que tal va todo, por la entrañable tierra manchega.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario