Refugios.

Y al final,
el último refugio,
tendrá que ser,
un corazón abierto.
Una palabra sin miedo para volver,
a volar sobre los vientos;
una nube clara bajo los pies,
una trinchera,
de brazos descubiertos.

                                   iñaki.

Comentarios

  1. Bienvenido con corazón abierto, es la mejor forma de volver.
    Y aquí estamos, como siempre recibiéndote, de corazón. Hermosa foto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Myriam.
      Ya comenté contigo, una vez, que ya no le encuentro sentido a publicar escondido.
      El blogger no se que ritmo llevará, de momento seguiré en Facebook.
      La foto es del amanecer, en mi pueblo, el día siguiente al eclipse.
      Significativo? Tal vez.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Unos brazos abiertos, la mejor trinchera. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Francisco.
      Que tal va todo por el sur?

      Eliminar
  3. Precioso regreso, Iñaki, siempre con el corazón abierto.
    Llegué tarde a tu regreso, pero me alegro y sé bienvenido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario