Tardes parecidas a la paz.













Vuelven esas  tardes parecidas a la paz,

....en primavera;

roedoras incansables,

de las entrañas inquietas,

vestidas con la dulzura,

de una caricia guerrera,

que deja herida su luz,

sobre la piel sin defensas,

de quien piensa que detrás,

 la noche su turno espera.

Se marchan esas tardes sin paz ,

derroche de primavera,

dejando resbalar su luz,

sobre las pieles enfermas,

que no encuentran en sus poros,

la sangre de otras venas

y nadan en el vacío,

donde la esperanza quiebra.

Con mirada de otoño contemplo la paz;

... de la primavera,

posando suaves sus rayos,

 sobre las noches más negras,

atravesando en su piel,

tan sólo un tiempo de espera,

donde se abren hacia el alba,

pétalos de flores nuevas,

flores que miran al sol,

pero acarician la tierra.



,
                     
                                                          Izara.

Comentarios

  1. Un blog bello, una visita agradable y llena de calma.
    un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario