Sobrevivir al invierno.

Paz sobre la tarde






Paz, sobre la tarde, de un domingo cualquiera,

 los rayos del sol adormecen, ¡tantas penas!.

La ventana del tiempo sobre la luz; cierra y abre,

sobre la dulce nostalgia del ayer,

el incierto sabor de un mañana.

Pasa mayo el bálsamo de su mano,

sobre la tristeza enquistada de un invierno,

que resiste su salida, al amparo

de la escondida playa, donde el tiempo,

encalla el barco donde la esperanza viaja.

Y mas allá del innecesario lamento,

sobre la carrera veloz librada con el tiempo,

me abandono al instante que comprende,

que el tiempo no me pertenece,

a no ser que lo incruste en el amor,

donde todos los días...son eternos.



                                                                      Izara.







Comentarios

  1. Qué hermoso!...he sentido muy hondo el poder de la nostalgia

    "Pasa mayo el bálsamo de su mano,
    sobre la tristeza enquistada de un invierno,
    que resiste su salida al amparo,
    de la escondida playa donde el tiempo,
    encalla el barco donde la esperanza viaja."


    Un momento de introspección sana y reconforta. En cambio no es bueno que se instale la tristeza y se transforme en desesperanza...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. La ventana del tiempo dice adiós al ayer para recibir nuevos amaneceres y presentes, para ver con nuestros ojos nuevos rayos de luz del sol.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Cubramos nuestro corazón con ese buen bálsamo y demos la espalda por un tiempo a ese invierno largo y duro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Primero de todo, mi querido IZARA precioso este montón de flores que preside tu casa...

    Meeencantan las flores, por lo que significan de color, alegría, explosión de vida... todo lo bonito y brillante que nos rodea... luego me ha dado un poquito de pena ver tu pequeña florecilla entre la hierba seca...

    Pero al leer tu poema me ha parecido comprender que es como que asoman las flores tímidamente entre esa paja seca que en tu poema llamas invierno... supongo que esa florecilla es una pequeña esperanza que asoma y sólo deseo que sólo sea la primera de la montonera de ellas que te llenarán por dentro...

    Será así si sigues sintiendo esta paz en una tarde en la que parece que el agradable sopor de los rayos de sol te hacen respirar tranquilo y a gusto, como despertándote de un invierno duro del que quieres salir y saldrás, sin duda saldrás... el amor está en todo lo que nos rodea si queremos verlo y sentirlo, así que será fácil que se te incruste dentro si sigues sembrando flores en tu vida...

    Entonces el tiempo no importará nada y como tú dices, será eterno y plácido como esta tarde de domingo que te ha inspirado esta preciosidad.



    Un beso grande IZARA... ojalá en tu siguiente fotografía ya hayan brotado muchas flores entre la paja:-)

    ResponderEliminar
  5. Paz me dan leer las líneas de tu poema. Me encantó la imagen de que el tiempo no nos pertenece a menos que lo incrustemos en el amor...

    Gracias, Izara y que la Esperanza reverdezca.

    ResponderEliminar
  6. Izara, un poema delicado, profundo, sereno: magnífico. Confieso que me he emocionado al leerlo y que lo he leído varias veces, encontrando, en cada una de ellas, un pequeño matiz que me hace ahondar, afinar un poco más en la profundidad de los sentimiento que encierra.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Una preciosa joya...
    Verso a vero encadenado con sentimiento y ternura
    Muy bello Izara...y tan sabio
    Sólo el amor hace los días eternos
    Besos pota!!!
    Linda semana!

    ResponderEliminar
  8. Hermosos versos a una tarde de paz.
    Saludos y buena semana

    ResponderEliminar

Publicar un comentario