Y si cayeran las letras

Hasta siempre José Antonio.



No enarbolaste banderas,

no hicistes himnos,

pero sembraste tus letras,

enarbolaste tu voz,

recorriste los caminos.


No une quién todo iguala,

no llega quién sólo habla,

no canta quién no dice nada.


Guardaremos tu canción,

tu palabra , tus caminos,

que sean puente de unión,

utopías de un destino,

que queda por conquistar;

...en ello estaremos amigo.



Izara.


                                 

Comentarios

  1. Hermoso, muy hermoso poema.

    Hasta siempre, admirado y querido Jose Antonio Labordeta.

    ResponderEliminar
  2. Bello homenaje!!!
    Hoy nos sentimos un poco más desamparados.
    Duele su muerte.

    "Haremos el camino
    en un mismo trazado
    uniendo nuestros hombros
    para así levantar
    a aquéllos que cayeron
    gritando : ¡Libertad!"
    Otro grande que se va...

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito lo escribes, amigo...

    hoy nos dejó una gran persona

    abrazos desde el Sur

    ResponderEliminar
  4. Es una lástima que Labordeta no pueda leer el bellísimo poema que has escrito. Justo reconocimiento a una persona que simboliza una época, un espacio y un estilo que se echa mucho de menos en este país de petulancias y mediocridades excesivas. Me uno a ese homenaje y hago mías tus palabras

    ResponderEliminar
  5. Izara, estamos dolidos, nos falta Labordeta, pero estamos, SOMOS o lo intentaremos para que se cumpla lo que él y otros soñaron y lucharon. !Salve!

    ResponderEliminar
  6. Querido amigo, vuelvo para dejarte un enlace interesante por si quieres participar en el certamen de poesía María del Villar, de Tafalla:

    http://franciscocenamor.blogspot.com/2010/08/xvi-certamen-de-poesia-maria-del-villar.html

    Me gustaría saber que has ganado :)

    abrazos

    ResponderEliminar
  7. Le gustará, no me cabe duda. En cuanto tenga un poco de tiempo libre, Labordeta lo podrá leer y seguro que disfruta. Ahora estará algo ocupado entre el recibimiento, los saludos, el acomodo en su celda, salón de estar, chalet con parcela y perro, o sala dormitorio corrido común; no sé qué se estila en ese lugar a donde José Antonio acaba de llegar y empieza a degustar campos verdes, banderas al viento y auroras infinitas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Descanse en Paz. No lo olvidaremos.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  9. Hermoso y acertado poema para una gran persona.
    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar
  10. Cómo se echa de menos, especialmente en estos días de dimes y diretes, de retorcimiento, de intereses interesados -de unos y de otros-, su claridad, su socarronería, su franqueza, su coherencia y bonhomía.

    Abrazotes gordotes ¡Qué hermoso homenaje el de tus versos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario