El tiempo de la prisa

No te alejes, esperanza.







Te vas quedando pequeña,
virtud de humilde preñera,
ahora, que te necesito,
mas grande....
que tus hermanas eternas.
Para que quiero la fé,
si creer sin tí ,es quimera,
si no nos acercas tú,
a las promesas más bellas.
En que se queda el amor,
si el amor tan sólo espera,
abrazarse como amigo,
del que a mí también me quiera.
Déjame libres los brazos,
para abrazar a cualquiera,
déjame ver el camino,
con luces de las estrellas,
que ya antes alumbraron,
otros pasos casi en quiebra;
déjame aferrar tu talle,
¿pues? si tú te alejas...
...esperanza...
¿qué nos queda?

Izara.

Comentarios

  1. ...por algo , dicen, es lo último que se pierde. y es que sin ella, nada queda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sin ella se apaga todo.
    Gracias a Dios es terca, y es la última en desaparecer...
    Muy lindo Izara.
    Buen domingo y un beso

    ResponderEliminar
  3. Lo leí anoche y no supe qué decirte. Me dejas siempre con la boca abierta y sin palabras.

    Si, que no se pierda la esperanza porque mal andaremos sin ella.

    Un abrazo muy fuerte.
    Buen domingo

    ResponderEliminar
  4. MUy bello el mensaje que tan entrañablemente trasmites.Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Izara.

    Me ha emocionado especialmente tu poema a la esperanza y te diría un montón de cosas que me ha sugerido su lectura. Sólo añadirte que yo también deseo aferrarme a ella...

    Te dejo un abrazo inmenso.

    Maat

    ResponderEliminar
  6. Un poema que dice con belleza una realidad que se haría tormentosa si no existiera esperanza en el corazón de las personas. Todos continuamos la vida, aún en los momentos dificiles, sobre todo en los momentos dificiles, a base de esperanza, mirando por fe lo que aún no se tiene, pero se espera.

    Un poema de tremenda reflexión, hermoso.

    Un abrazo enorme,

    Anouna

    ResponderEliminar
  7. Hola:

    Es muy bello tu poema, la esperanza forma parte de nuestra vida, es como un proyecto que no debe quedar suspendido en el aire, ya que la esperanza algún día llega a convertirse en verdadera realidad.

    muchos besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario