Y si cayeran las letras

Sabados literarios de Mercedes."Cuento de Navidad"




ESTRELLA DE SUELO.




Al volver a la pequeña aldea, un destello repentino hizo que el niño se sobresaltase.
Su primer impulso fue acelerar el paso y si fuera necesario arrojar el musgo recogido para correr mejor. Sin embargo apenas dió unos pasos y volvió a detenerse.
Ahora el destello fué tan claro e intrigante que su infantil curiosidad no pudo remediarlo. Se acercó a unas secas matas de zarzamoras y entonces la vió, una pequeña estrella de papel de plata, hacia cabriolas con los rayos de la luna y los desviaba, hacia un pobre túmulo de piedras superpuestas.
Aquello intrigó todavía más al niño, pues por la sujección de la estrella, supo que no era casual. Sin embargo un repentino ruido de pasos, lo alejó de sus meditaciones y le hizo esconderse; y entonces lo vió. Un vecino de la aldea, amigo de su padre se acercó hasta la estrella, la acarició cambiándola ligeramente de posición y luego volvió a ordenar el pequeño túmulo de piedras. Luego se quedó quieto de pié y en sus labios el niño adivinó una oración, o quizás una estrofa.
Cuando el hombre se dió la vuelta para regresar, el niño decidió salir y seguir con él, camino de la aldea. Sabía que era una persona amable y quería saber algo de aquella estrella.
El hombre miró al niño con dulzura y el niño creyó ver en su mirada, la húmeda marca de la nostalgia. Sin darle tiempo a sus preguntas decidió contarle el porqué de aquella estrella:
"Cuando yo tenía tu edad, al llegar la Navidad era costumbre en la aldea, que también los animales, tuvieran algo especial. Se les daba más comida, el establo estaba más recogido y así sentíamos que todos participábamos un poco de la Nochebuena.
Pero hubo una Navidad, justo perdida la inocencia de los magos, cuando yo aún deseaba algún juego, en que mis padres me regalaron un perro. No especialmente para mí, para casa por supuesto , pero me dieron a mí un pequeño cachorro.
Yo lo desdeñé al principio, mi decepción y mi enfado hicieron que lo apartara de malos modos, las veces que quiso acercarse. Yo me sentía mal, porque yo adoraba los perros.
Enseguida fué mi amigo incondicional y durante muchas navidades más , cuando ya no había regalos, él me acompañaba en mis paseos por estos parajes, en casa , en tantos sitios.
Cuando murió lo enterré debajo de estas piedras y esta pequeña estrella es un recuerdo para él.
La cambio de posición para que los rayos de luna reflejen el túmulo y mañana cuando amanezca y me asome a contemplar estos bosques, el brillo de la estrella me recordará que otra Navidad ha llegado; pero la verdadera hijo sólo será, cuando sea para todos, todos los seres de este planeta."

Comentarios

  1. Sencillez, ternura y belleza son los colores de tu bandera, Izara.
    Con una sonrisa de oreja a oreja me voy a ir a dormir esta noche.
    Me encanta leerte.

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  2. Preciosísimo relato, que conluye con una verdad tan grande, tan protestante ante esta realidad tan desigual...
    Muchos cariños!

    ResponderEliminar
  3. Una historia muy tierna esta que nos regalas! El verdadero espíritu navideño está en los pequeños gestos, en la voluntad de compartir.

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. A veces el mejor regalo es el más simple, una estrellita de plata, para el amigo que se fue (un simple perro, pero amigo cierto) como recuerdo de que estuvo en su vida y en las navidades. Izara, tierno sentimiento para comunicarlo a un niño y a todos nosotros. Bsito.

    ResponderEliminar
  5. Hola Izara.

    Me has sorprendido con tus letras. Acostumbrada a leer tus poemas y a emocionarme con ellos, he comenzado a leer tu cuento expectante. Y ha resultado ser una verdadera perla literaria, sencilla, tierna y afectiva. Como tú.

    Comparto la idea con la que cierras el cuento: "La verdadera Navidad sólo será, cuando sea para todos, todos los seres del planeta".

    Un fuerte abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  6. Bonito regalo de navidad tu cuento.
    Tierno, y con mensaje como han de ser los cuentos.
    Me quedo con esta frase:
    "la húmeda marca de la nostalgia".
    Es tan facil leerte....
    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Wow, wow... Izara...Leí en el blog de Mercedes que lo tuyo no era la prosa, pero que escribirías igualmente el Cuento para participar en "Los Sábados"...

    Y dime, amigo, si lo tuyo no es la prosa...¿cómo diantres has escrito este Cuento que a mí me ha emocionado como a una niña...eh, dime, cómo lo has hecho?

    La poesía sabe de sobra como trasladar su magia a cada palabra y el sentimiento a cada párrafo.

    Me ha gustado mucho tu Cuento, Izara, entrañable y delicioso.

    Un abrazo de Adviento desde "Mar adentro".

    ResponderEliminar
  8. Izara, encantado de leerte este entrañable relato con mensaje incluido, aleccionadora historia de respeto por el recuerdo de aquello que no estando, seguimos queriendo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado el relato. No habia tenido ocasion de leerte con anetrioridad y maira por donde estos sabados literarios me acercana tu blog. Grata sorpresa lo que me encuentro.
    Tú relato me ha retrotraido a la niñez, sobre todo por lo entrañable.
    felicidades
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Me quedo pensando en qué será la navidad para ellos, para el resto de los habitantes de este planeta, igual el concepto de navidad no es el mismo para todos, o ni siquiera existe esa palabra, Navidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Además de la ternura del relato, nos regalas una manera de entender la vida. Gracias por esa estrella y que siga luciendo a la luz de la luna.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Tu relato abre puertas en el corazón de aquellos que no creen en nada. Y así, con la actitud de ser dueña de una estrella, tendre que buscarla en mi corazón de niña grande.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. ¡Que bonito Izara!
    Acostumbrada a leer tus poemas, no imaginaba que se te diera tan bién la prosa, realmente magnífico tu cuento, me devuelve a la navidad de niña en la que se ve todo con una nueva ilusión
    Un beso de Mar

    ResponderEliminar
  14. est0y ya terminand0 mi rec0rrid0 p0r el sabad0...
    sabes, izara, me c0ntenta tu relat0...
    aunque hay un niñ0, habla la v0z de un h0mbre...es la navidad vista desde la perspectiva de l0 que ya se fue...me agrada...
    es...inclus0 ve0 el s0sieg0 de una navidad...
    me agrada
    a mi la navidad n0 me gusta
    mas ...sabes, mientras he leid0 este sabad0, digam0s que me la habeis hech0 sentir...per0 s0l0 y men0s mal ...s0l0 en el m0ment0 puntual de la lectura
    p0r ell0, gracias, izara.
    salud0s

    ResponderEliminar
  15. Bonito homenaje al mejor amigo del hombre. Eso dicen. Yo nunca he tenido perro. Pero me gusta la gente que aprecia a los suyos (siempre que los trate como lo que son, animales, no personas).

    ResponderEliminar
  16. Tengo la carne de gallina.
    Me has llegado a ese rinconcito donde los sentimientos están guardados.
    Gracias por este cuento pues su lectura da lugar a poderlo aplicar de muchas maneras a situaciones diferentes.
    Un besote.
    Paola.

    ResponderEliminar
  17. Tengo la carne de gallina.
    Me has llegado a ese rinconcito donde los sentimientos están guardados.
    Gracias por este cuento pues su lectura da lugar a poderlo aplicar de muchas maneras a situaciones diferentes.
    Un besote.
    Paola.

    ResponderEliminar
  18. Tu deseo lo haré mío, ojalá todos encontremos esa estrella, miles de besossssssssss.

    ResponderEliminar
  19. Izara,

    Muy bonito tu cuento.Simples palabras encierran la ternura de tus sentimientos hacia tu pequeño amigo de la infancia y hacia la Esperanza que trae consigo la Navidad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario