Sobrevivir al invierno.

Adios Aurelio











No es fácil decir adiós,

a las manos que sembraron;

nadie que es labrador,

le dice adiós a los granos,

que deja en la tierra, su amor.

Tu has dejado en el surco,

la siembra que fue tu vida,

que Dios recoge ahora viva,

porque no hay mejor gavilla,

que la hecha con espigas,

que son ofrenda de amor.


( En memoria de mi suegro,

hoy fallecido.)

Comentarios

  1. Hola Izara.

    Seguro que Aurelio desde el cielo, ha leído tu poema y le ha encantado.
    Es un sentido homenaje a su buen hacer.

    Un fuerte abrazo, poeta.

    Maat

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Acabo de leerlo en el suelo de las estrellas.
    Precioso homenaje sin duda.

    Abrazos, extensivos también a su hija.

    ResponderEliminar
  4. Hay adióses que cuestan la misma vida darlos... Es un sentido homenaje, y aun más tus palabras.

    Con mucho cariño

    Un fuerte abrazo, Izara.

    ResponderEliminar
  5. Bellísimos versos, in memoriam...

    Un saludo desde "Mar adentro"

    ResponderEliminar

Publicar un comentario