Sobrevivir al invierno.



Vuela la voz, esperanza,

sobre las suaves alas,

de un ave que no aterriza.

Contemplan nuestras miradas,

su vuelo en el lejano azul,

de palabras ateridas,

por el cansancio de un viaje,

sin ramas donde los sueños,

se abriguen en la utopía.

Donde la voz, esperanza,

no viaje en alas dormidas,

sino en manos que se abrazan,

en los ojos que se miran,

en los cuerpos que se aman,

en las gargantas que gritan,

sonidos que saben de amor,

amor que regala vida.



                                               Izara.











Comentarios

  1. Bella entrada. El murmullo de utopía unido a la melodía nos brinda esperanza de vida. Beso.

    ResponderEliminar
  2. Preciosos versos, esperanzadores como el movimeinto de los 'indignados de Sol'

    un abrazo, amigo poeta

    ResponderEliminar
  3. Versos que salen del alma, su voz para sus hermanos, su canción para la justicia. Besos

    ResponderEliminar
  4. Bendita esperanza esa, amigo. Preciosa esperanza, preciosa como tus versos.

    un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Izara.

    La ausencia de esperanza y de sueños anhelados, dificultan el camino y propician el cansancio inaguantable del viaje. Afortunadamente, a veces, surgen manos que te ayudan a proseguir el camino.

    Siempre es un placer perderse en tus versos. Me iré poniendo al día de todo lo que no te he leído en este tiempo.

    Te dejo un abrazo grande.

    Maat

    ResponderEliminar
  6. Que bonito poema, es precioso, acompañado de un excente foto. Gracias por pasarte po mi blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. un placer visitar tu blog

    ResponderEliminar
  8. hacia mucho que no me asomaba por aquí, un placer volver a verte, a recrearme con tus palabras.
    un saludo
    Marian

    ResponderEliminar
  9. Dos palabras hermosas...esperanza y utopía
    Y un poema precioso!!!
    Besos Izara

    ResponderEliminar

Publicar un comentario